--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 30 de marzo de 2012

-si tienes alguna responsabilidad intelectual, o sea, que difundes opiniones o pensamientos- estás influyendo en parte alguna a la sociedad, estás sembrando en ella por lo que en concreto difundes y creas de cultura; por lo tanto, dependiendo de tu sembrar, habrá siempre unas consecuencias -siempre las hay- o unos frutos. Sí, lo que no puedes eludir es que, sembrando irracionalmente, pretendas atribuirte frutos de racionalidad; que, sembrando no apoyos al que se esfuerza racionalmente, pretendas atribuirte frutos de racionalidad -o de ética-; que, sembrando censuras y ninguneos totalmente injustos de indignidad, pretendas ir de no equivocado -y de exento en complicidad- ante las consecuencias -siempre las hay- que creas de manipulación y de graves daños de un mal ejemplarizar la cultura o de no mejorarla.
Sembrando con indiferencia, con no reconocer, con no saber valorar, con ninguneo al que demuestra, con intolerancia -no dignificación-, etc., no puedes recoger fruto ni de ética ni de verdad.

6 comentarios:

José Repiso dijo...

Culturizándose la sociedad -en la parte que te corresponde-, ¿quieres o no quieres que se supere el racismo?, ¿quieres o no quieres que no se censuren los esfuerzos racionales o la dignidad?, ¿quieres o no quieres que se supere la desigualdad de la mujer?...
La conciencia es la que debe contestar sin rodeos o excusas.

José Repiso dijo...

CONTESTACIONES:

- La crisis de valores globalizada -infravaloración del honor, de la sinceridad, etc.- no ha existido siempre; porque antes no había globalización.

- La infravaloración que ves en el entorno de los mismos valores éticos NO PUEDES JUSTIFICARLA EN TI MISMO.

- Desentenderse de lo que ocurre -y en tus situaciones mismas- es la INDIFERENCIA por la cual se elude todo valor o toda responsabilidad. Si la sociedad es un convivir, si el mismo vivir es un convivir, si el mismo amar es un convivir..., tú no puedes decir que te desentiendes a sangre fría -sin saber lo que dices- o a lo frívolo.

José Repiso dijo...

CONTESTACIONES:

- Se confunde mucho mezclando lo que es paradigma y lo que son valores (racionales y, por ende, éticos).
Sí, el paradigma es una tendencia dominante de las conductas de una sociedad -donde hay valores, claro-, siendo un modelo que todos siguen- eso es, el paradigma lo sostiene la misma sociedad-; en cambio, los valores los genera el mismo vivir -son valores inteligiblemente vitales- que el vivir -que conlleva convivir- no puede prescindir: amor, sinceridad, amistad, confianza, etc.
Sí, que un paradigma puede reforzar o no reforzar, dependiendo de tal paradigma-modelo.

Puede existir un paradigma impulsado por una religión -dominante- y, entonces, prevalecen todos los acercados a su moral o se inventan unos para ese transitorio contexto. También puede existir un paradigma impulsado por una intención económica -como fue el imperialismo- y, entonces, prevalecen otros... ¿se comprende?

José Repiso dijo...

Todo lo que no se permite -en intolerancia y en fanatismo u obsesión por el error- no lo realiza un jardinero, un obrero o una trabajadora del hogar, sino ÚNICAMENTE LOS INTELECTUALES. No lo reconocen porque, si lo reconocieran en conciencia, no lo harían la mayoría. Actúan a solo daño y exterminio, pero tienen en la sociedad una patente de corso o especial impunidad que eternizan como lo hacen -a total abuso de poder- las dictaduras.

José Repiso dijo...

El esfuerzo -auténtico- únicamente está en el que construye o racionaliza desde la total DESPROTECCIÓN, desde la total miseria y bajo la presión de todos los prejuicios y "engaños de intereses o de poder", los cuales dan buena comodidad y total facilidad a todos esos que publican en los medios.

Lo que ellos fácilmente hacen en un minuto a respaldos por doquier -en objetividad-, a mí me cuesta demasiado sufrimiento y lucha.
Mi padre sufrió toda la vida así, por eso -en condición natural- a mí también me toca. Uno hasta ya ha comprendido hace tiempo por qué a Jesucristo lo crucificarían cada día -sin duda- esos grandes falsantes que lo destruyen todo.

José Repiso dijo...

Tu vida siempre ATIENDE.

- Puede atender a lo frívolo -la espectacularidad por la espectacularidad que lo contagia todo- que te inculca lo mediático.

- Puede atender la demagogia política porque no tienes criterios propios, y te dejas llevar por ella cayendo en las falsas expectativas y en la hipocresía.

- Puedes atender al derrotismo en cobardía ética por pensar en ti mismo solo, en un gran ego cínico de "sálvase quien pueda" destructor de lo social.

- O puedes atender a quien demuestra pase lo que pase, porque ahí está lo firme, lo constructivo y lo que no engaña por una utilidad social a largo plazo.