--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 29 de enero de 2012

LOS NIÑOS NO SE PROSTITUYEN NUNCA, SINO "LOS PROSTITUYEN":
La prostitución del Este como consecuencia de la miseria, no del gusto.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

La prostitución para una persona en la miseria supone desarraigo, maltratos, carencia de afectos, droga, Sida, desolación, etc.
Sin embargo, para una mayoría de personas acomodadas la prostitución adquiere connotaciones de agrado y de buen aprovechar, en conveniencia, ese tema.

José Repiso dijo...

Cuando se pierde la capacidad de reconocer indudablemente se pierde la capacidad de discernir entre el bien y el mal.

Así, difunden -convencidos- el mal como un bien y difunden -convencidos en ceguedad promocionada- la mentira como verdad.

Nada ha cambiado desde el concebir totalitario de que la Tierra era plana y posteriormente de que el hombre era el centro del Universo y ahora más aún radicalizado en el no reconocer sistemático a lo que no tiene poder mediático.

Alejandro dijo...

"delicias" para cebar la crueldad.
¿sería bueno un holocausto selectivo, discreto, humano?
No sé, brotarán más bestias ocultas. Ojalá cada denuncia corte un cuello, ya que de estos(los inadmisibles)sólo nace horror.
¡todo el amor a la esperanza!