--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 7 de marzo de 2010

VAN A POR ÉL Nadie ha hecho en el mundo lo que el juez Garzón por la justicia: el que respondan ante ella grandes poderosos, como los dictadores -que habían tenido siempre una total impunidad y ante los cuales todos, en cobardía, agachaban la cabeza a la hora de -cara a cara- señalarles sus crímenes-.
¿Cuál ha sido -ése- el gran agradecimiento?, el que es de buen cristiano dar ¡por justo!; pues "van a por el" -sin más- con o sin pruebas, en revanchismo de ése que "defiende la vida", todos esos idolatradores de los poderosos a los cuales él quiso juzgar -por justicia y, sin menospreciarlo, con su todo riesgo-.

www.escolar.net/wp-content/Escrito-Alegaciones-C.G.P.J.-05-03-10.doc

3 comentarios:

José Repiso dijo...

No, nada depende exclusivamente de uno e, incluso, el 90, 9 por ciento de lo que uno vive -estando dentro de "lo que puede ser decidido"- de ninguna manera depende de la libertad humana "de uno"; por eso, por esa importancia, hay que defenderla tanto y a los que por nosotros la defienden.

José Repiso dijo...

Todo ciudadano presiona a la sociedad, a los gobiernos, a las instituciones de cualquier índole PARA QUE SE CUMPLAN SUS DERECHOS; y aún más: presiona para que se vea cierta realidad por una debida (en cuanto respecta a DEBERES) responsabilidad civil o ética o de reconocer algo -ya obvio-.
Pero lo que no se puede hacer es que una institución -o grupo- INTERESADAMENTE -en un menoscabar dignidad, en un juzgar arbitrario- presione a una persona, o una a una a varias personas (en represión o linchamiento). Eso nunca, pues eso es presionar derechos y libertades objetivamente.

José Repiso dijo...

Como principio, no defiendo ¡a nadie!, sino expongo una injusticia (no reconocimiento de un esfuerzo, un linchamiento, algo que impide un procedimiento judicial, acoso político sobre la justicia, etc.) al mismo tiempo que no presiono con otra injusticia.