--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 28 de marzo de 2010

EL COSTE POR EL HABER DEJADO QUE EL NARCOTRÁFICO ENRAIZARA PROFUNDAMENTE EN ALGUNAS POBLACIONES juarezenlasombra.blogspot.com/2010_03_01_archive.html

5 comentarios:

José Repiso dijo...

Se ha puesto de moda el "medio de comunicación basura"; de hecho la manipulación - por su perspicacia y amplitud- es la gran inconciencia de la sociedad, que ayuda a la mentira, a la incultura, a la involución y... a la destrucción.
Por ejemplo: Supongamos que unos organizan uno de estos medios llevando todos los días a Pinochet para que éste, intimidando en demagogia con la grandeza de patria, con la familia, con la religión, con sus imaginados esfuerzos de depurada humanidad, halle por doquier seguidores; pues, siempre los hallará, sí, y miles en tal inculcación constante y con unos recursos comunicativos que no les corresponde (en la evidencia inevitable de que los medios de comunicación están antes en manos de los que poseen recursos que de las personas).

X dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
X dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
X dijo...

Todos los medios de comunicación, en sus beneficios económicos, de poder social -garantizándolo por manipulación-, de espectacularidad como opio del pueblo y de moral de interesado grupo, HACEN PASAR EL RUMOR Y LA RETÓRICA POR INFORMACIÓN. Y eso, en la sociedad, hace inevitablemente vejar todas las responsabilidades con sus ya grandes consecuencias de incontables injusticias. No, nunca se responsabilizan de que información SÓLO ES un apoyo a la razón, una atención a ella y a quienes la demuestran o la practican.
Lo que ocurre es que pisotean eso y... siguen.
¿Es el poder, el dinero, la imagen y la falsedad en el fondo lo que les interesa?

José dijo...

Para decir lo real, para su necesaria concreción, existe "el algo", "el todo" y "el nada".
En las responsabilidades sociales existe "algunos", "nadie" y "todos", según sea la realidad que se evidencia o se demuestra -en sus hechos-.
Ejemplos: "Algunos alemanes son de ideología neoliberal", "Nadie impidió que Lorca fuese fusilado" y "Todos los perros de la perrera municipal X fueron maltratados". Claro, se han de utilizar las tres formas, y sin prescindir de alguna porque no se confunda o se niegue una realidad.