--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 4 de noviembre de 2019

Todas las sinrazones interesan o todas dan buenos beneficios a partir de la desigualdad y de la indignidad  (pues de la igualdad o del reconocer la razón, al no haber posicionabilidad de poder "en desigualdad", no son posibles rentabilidades individuales o grupistas);  por lo tanto, van a seguir apoyándolas, por tal negocio implacable a justificaciones de todo, a almas vendidas y, los escrúpulos o los respetos, a cotorreos, les resbalan.
Han vivido con la comodidad o con las "formas" del consentir siempre la sinrazón; eso significa que jamás en verdad han respetado nada o que siempre han ido asesinando a la misma ética.
"No importa cuantas palabras sagradas hayas leído, no importa cuantas has dicho. No sirven de nada si no actúas de acuerdo a ellas". Buda. LAS PALABRAS, SI QUIEREN SERVIR A LA VERDAD-LIBERTAD-HONESTIDAD, no pueden ir ornamentadas de mentiras, de rodeos o de enturbiamientos, sino solo de directa verdad y de directos brillos de realidad. El vocabulario (el que no es aceptado a conveniencia por el hipócrita-corrupto) no es lícito ni honesto ni bueno  si va dirigido a callar o  a esclavizar a la verdad.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

La verdad no se da, sino se demuestra racionalmente (porque todos van a creerse el darla). La libertad no se promete, sino se lucha a incomodidades contra toda cadena (porque todos van a adaptarla a cadenas). La poesía no se siente con o para una retórica o valoración de línea abrigante-protectora, sino se ha de identificar con tu único sentir, a veces contra todo. La justicia no se espera, sino se busca; pues si tú la esperas, la esperas «de lo que hay establecido» con pasividad; y si la buscas, ya dejas de consentir infraestructuras injustas o corruptas, y así mucho luchas por encontrarla para dársela a los demás.
La sociedad está contaminada de todas las mentiras que ella misma crea; por lo tanto, la sociedad por sí misma nunca jamás da el bien, sino lo da el que se cuida en tener una total coherencia o seres excepcionales que se rebelan o que se contraponen (con un deber ético) a infinitas mentiras que se fortalecen más y más en la sociedad. José Repiso Moyano

Sonia de Souza dijo...

Una persona en cuanto es alineada-cruel-interesada (servicial a una sinrazón), lo primero que hace es QUITARLE TODOS LOS RECURSOS A LA VERDAD y dárselos a lo contrario haciendo famoso a lo irrelevante, al confundidor de cualquier bien, al entretenimiento o a todo lo que realmente quite espacios a la verdad o al que bien la da a únicamente razón.
Porque el ser humano es muy difícil que no se contagie de una sinrazón, de un fanatismo a algo que cree, a una costumbre o a miles de prejuicios (negacionismos de la realidad) que tiene ya preestablecidos o fijados inconscientemente la sociedad.
Por eso, casi todos EN MASA, en alineación (en donde están casi todos los intelectuales o los que se consideran más sabios), machacan y silencian y torturan psicológicamente a ése Galileo o a ése que no se deja fanatizar por nada o a ése atrevido demostrador de la verdad a razón hasta los últimos límites del sufrimiento, ¡por seguro! José Repiso Moyano
La justicia no existe, pero mientras los DISIDENTES pueden soñar, algo es algo; pero soñarán librando pesadillas.



TODO ESTÁ ENSEÑADO PARA APLASTAR A LA ÉTICA. Muchos quieren quedar bien con todos: con el explotador, con el manipulador, con el corrupto, con el que odia al inmigrante, con el taurino, con el ateo, con el cazador, con el fanático de la patria y con todas las mentiras. Sí, quedar bien con muchos es objetivamente ganar votos, premios, influencias, besitos en el culo, columnas en la prensa, puertas abiertas por todos sitios, y un sin fin de evitar verdades. Pero ¿qué pasa con el que tiene un deber total con la ética-verdad y lo cumple totalmente por su condición de ser bueno?, ¿qué pasa con él? (ésa es la pregunta del siglo). Pues que todos, todos, sí, que todos vosotros lo vetáis y lo fusiláis de inmediato, teniendo él que resistir, aguantar, agonizar, enterrar lágrimas, sobreexistir, superar toda una serie de criminalidades y de torturas infinitas solo por lo que le hacéis vosotros o por vuestra cara. Exacto, eso nada más ha sido el resumen de la historia, que el que se guía por la verdad sin engaños y lucha por solo ella no cuenta jamás ni con agua entre tantos pillos y aprovechados que se mueven por todos los estamentos sociales, por todos los rincones de la sociedad o de Internet. ¡Pero hay esperanza!, ¡claro!, ¡algo me dice que ése «terrorismo monstruoso» terminará!, y ¡menos mal que terminará de una vez o al fin! , ¡por piedad! José Repiso Moyano

La verdad no se da, sino se demuestra racionalmente (porque todos van a creerse el darla). La libertad no se promete, sino se lucha a incomodidades contra toda cadena (porque todos van a adaptarla a cadenas). La poesía no se siente con o para una retórica o valoración de línea abrigante-protectora, sino se ha de identificar con tu único sentir, a veces contra todo. La justicia no se espera, sino se busca; pues si tú la esperas, la esperas «de lo que hay establecido» con pasividad; y si la buscas, ya dejas de consentir infraestructuras injustas o corruptas, y así mucho luchas por encontrarla para dársela a los demás.
La sociedad está contaminada de todas las mentiras (de EMOCIONES, las cuales son por defecto un estar afectado ante todo de prejuicios inevitables) que ella misma crea; por lo tanto, la sociedad por sí misma nunca jamás da el bien (porque sociedad y servidumbre a lo intocablemente establecido es lo mismo, o sea, tiene sistemas de valoración que no cambian por seguro en siglos), sino lo da el que se cuida en tener una total coherencia en razón o seres excepcionales que se rebelan o que se contraponen (con un deber ético) a infinitas mentiras que se fortalecen más y más en la sociedad. José Repiso Moyano
Todo lo demás forma parte "como de un espectáculo idiota".