--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 7 de noviembre de 2019

Con el utilizar un poder (o un interés de poder)  para llevar la razón, absolutamente jamás se alcanza la razón, sino se alcanza una imposición o un engaño para debilitar al que sí demuestra razón sin respaldarse absolutamente de ningún poder  (como es mi caso).
Y una regla principal de la razón es el proteger el que no se veten nunca o se discriminen verdades; o sea, el asumirlas todas (las que te benefician y las que te perjudican). Es sorprendente el comprobar que los intelectuales españoles solo se dirigen  (a pleno marketing y protección) a las que les beneficia directa o indirectamente, ¡vaya juego sucio y mafioso!
La verdad solo puede ser válida desde una concepción y utilización no arbitraria, o sea,  solo racionalcon una comprensión racional.
Hay unos pillo-españoles que dicen a lo chulo que a ellos no les dan nada. Pues bien, a ellos les dan miles de cosas no en el año, no en el mes, sino objetivamente en el día o en la hora. Pues muchas cosas te las dan gracias al juego sucio (apegado o cómplice) que has favorecido, por las cuales NO TIENES PROBLEMAS EN MUCHAS COSAS, así es, son cosas absolutamente dadas o permitidas (que nunca son producto directo o ¡únicamente! de tu sudor o de tu esfuerzo, sino de favorecer a unas interesadas o parciales reglas de juego). Y algo más: te dan también las facilidades para conseguir las cosas, o sea, con sólo decir que eres católico ya tienes una evidente facilidad para conseguir cosas en el contexto de los católicos. En eso, fiable u objetivo, cuanto más vía mediática, vía peloteo, vía halagadora y pasota, vía indiferente o de dejar pasar injusticias, vía contemplativa y de consentir corrupciones, o vía escaparate-marca para parecer grande o de la clase alta, o vía lamedora de culos o alineadora a cualquier costumbre o poder, o vía totalmente ratera o hipócrita, pues más cosas y facilidades para todo tienes tú.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

A MÍ ME AVALA ESTO, NO LO QUE DIGAN IRRACIONALMENTE LOS ANTIÉTICOS ESPAÑOLES:

- Yo me he dedicado toda mi vida a defender una cosa solo (lo ético, lo racional y la vergüenza) y no lo contrario, lo que me ha supuesto una esquilmación y desprotección de mis recursos vitales. Por esa causa o condición, no me he escondido nunca ni me he vendido -para cederla- nunca.

- Nunca me ha movido el dinero, el poder, la fama, etc. para desvirtuar o vender esa causa.

- Todas las migajas de pan que me he comido en mi vida han sido totalmente "sudadas" por mí.

- Nunca he sido protegido en mis derechos humanos, ni en mi dignidad, ni en mis compensaciones éticas.

- Nunca he hecho un bien que haya sido compensado o agradecido, sino que he tenido que sufrir hasta las últimas consecuencias.

- Mi trayectoria de humano -con documentos, testigos, etc.- demuestra que siempre he estado en las esenciales causas de bien del mundo (por la ecología, por los derechos igualitarios de la mujer, contra la explotación, etc.).

- Nunca me he apuntado a una organización o acción que justifica algún mal, para ser cómplice.

- Nunca he recibido un céntimo por hacer un bien, ni he ganado un céntimo en un trabajo que a corto o a largo plazo crea un mal o lo provoca.

- Nunca le he dado las espaldas a una persona que sufre alguna injusticia; puesto que, si lo hubiera hecho, me daría vergüenza y horror mirarme a la cara.

- Nunca he valorado las imágenes ni las apariencias en nadie, sino sus sensibilidades y lo que demuestra.

- Nunca he protegido a alguna mentira, ni la he consentido en mí por honor a mi vida y a mi conciencia.

- Nunca he utilizado un juego sucio de marketing, peloteo o de aprovecharme de influencias para un libro mio, para un trabajo mío o para ser conocido.

- Nunca he vendido un bien mío -libro, artículo, etc.- para lo que sea y aún menos para conseguir lujo o poder (Jamás la literatura me ha supuesto el beneficio de siquiera un solo céntimo, sino una continua pérdida económica, demostrándose esto de una manera clara y objetiva).

- Nunca he maltratado físicamente a nadie, ni psicológicamente -es decir, por una objetividad, a modo seguido o en reincidencia- a nadie.

- Nunca he le quitado a alguna persona de condición ideológica, religiosa, de género o de raza, en conciencia alguno de sus derechos humanos.

- Nunca he alimentado la demanda de algo que deteriora la imagen de la dignidad de la mujer o de un grupo marginal - prostitución, sexo de niños, etc.-.

- Nunca me he olvidado de que un juego limpio en valores éticos y en demostrar las cosas es solo lo más importante... para defender la justicia, para defender la dignidad y para defender la conciencia -sí, no existe conciencia sin eso-.

- Nunca me mueve que este blog -o cualquiera mío- consiga apoyos o poder o aristocracia mediática, sino que sea totalmente limpio a solo alma.

- Nunca he recibido un beneficio directa o indirectamente de España de los miles de beneficios mínimos que cualquier otro ciudadano español objetivamente ha tenido cada segundo de su vida y en sobreventaja aún tiene -esté como esté, sin derechos o con derechos, pero me refiero a segundos dignos de vida o de no exterminio-.

UN MODO DE ACTUAR NAZI ES SOLO LO QUE PRUEBA LA REALIDAD, al margen de lo que digan astutamente tantos buenistas "del diablo", pillos, sinvergüenzas, depravados, etc. que están únicamente utilizando siempre lo mediático, la mentira y todos los juegos sucios posibles antes que probar y enseñar "lo que has hecho en tu vida sin alguna complicidad" y que aplicar lo que se atiene a la razón y a lo demostrable. Esto no lo quieren, puesto que al momento se evidenciaría lo que son; y prefieren -como siempre- tapar y seguir utilizando todos los juegos sucios posibles.

4 de septiembre de 2010

José Repiso dijo...

LA REALIDAD ES NEUTRA, pero los ANTINEUTROS (tercos en manipular) no lo consienten.
Si los focos los llevan a un ejemplo de injusticia, pues los que mueven tal ejemplo de injusticia (las voces cantantes o sobreprotegidas que no se vetan por nada) imponen las importancias a realizar por el resto. ¡Y así es todo, en aberración!
A donde lleven las cámaras (o los focos o la interesada señalización) de entre miles de millones de cosas importantes, ¡éso!, ES LO QUE IMPONEN SIN RESPETO MÍNIMO A LA IMPARCIAL SENSATEZ o a la razón. Sí, ya todo se impone, se impone malvadamente con más o menos conciencia o inconsciencia, pero con una objetiva y total humillación a lo mínimo que significa el bien humano.
Y les da igual a todos, ¡les da igual!, porque siempre van a BUENIZAR EL MAL, y así superan ya la superinutilidad y la perversidad humana que aplican. https://es.quora.com/profile/Jos%C3%A9-Repiso-Moyano José Repiso Moyano