--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 17 de septiembre de 2018

Solo quienes instalan confusiones en la sociedad instalan asimismo las más graves consecuencias de crueldad o de injusticia. Una confusión es el anteponer el gusto, el capricho, el fanatismo o la sinrazón a lo correcto o a lo sensato  -algo que queda pospuesto a las pancartas de  cualquier dirigido y  sobreprotegido porque sí-.
Y jamás un campesino o un carpintero han instalado alguna confusión, sino intelectuales que se sirven objetivamente de cada sinrazón -en vez de cambiarla- como embaucadores, con doble moral, aprovechados siempre de tal corrupción del confundir. En claro, sí, en sociedad todo se transmite como orientación y conocimiento no engañable. O sea, "lo que es bien"se ha de transmitir bien, con objetividad o un no-engaño, con razón solo para que no haya manipulación; si no, sería confusión o un no saber en claro o en conciencia qué es lo correcto o lo equilibrado.

1 comentario:

José Repiso dijo...

CUANDO YA NINGUNO DE VOSOTROS DEFIENDA A LA VERDAD,

PUES LA LIBERTAD ACABARÁ SIENDO PROPIEDAD DEL PODER

(entonces ya seguro es que para ningún sentido habéis existido,
o para ningún bien,
¡para nada!)