------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

martes, 4 de octubre de 2016

La verdad únicamente es lo que se demuestra (con la razón nada más), no lo que arbitrariamente se dicta (o se fuerza a uso de poderes) o se monta o conviene a intereses grupales o privados.

Y la racionalidad únicamente es:

No estar condicionado por prejuicios  (antes de pensar en un tema, no puedes tener pensamientos concluidos o ya concluyentes).
No escoger elementos no racionales (de gusto, de creencia, de tópicos, de "lo dicen muchos", de "me parece normal, bueno o lógico" -puesto que hay que explicar siempre la lógica, si la hay-)
No impedir el completo proceso racional (claro, dejando que te hablen no únicamente  los que están de acuerdo contigo, y de seguida censurando o huyendo de la contraargumentación).
No mezclar nunca la razón con mecanismos de confusión o deconveniencia  (el que sea obligatorio "ser patriótico" o ser obediente o ser de tal clase o marca, por ejemplo).
Aplicar únicamente las reglas racionales (la no contradicción, etc; nunca otras)
Si  tú amaras de verdad a la razón (o al bien), pues jamás permitirías que el que demuestra razón quedara desprotegido, ¡ésa es la infinita verdad!

2 comentarios:

José Repiso dijo...

El que tiene poder (o el que está como colaboracionista o beneficiario) siempre va a ocultar injusticias

---
La antiética o la maldad no tiene que ser buena en algo (dar un tanto de lo que gana a los enfermos de cáncer, o ser elegante a los medios manipulativos, o convencerte en algo), sino el dejar de serla, dejar de ser maldad.

---

El que es ético de verdad solo ha venido al mundo a decirte lo más repulsivamente que no hagas más el mal (a evitar sinrazones y sus males), no a besarte el culo

---
Si tus esfuerzos favorecen a la sinrazón o al mal, indudablemente es que tus esfuerzos no están bien hechos. Y así tus esfuerzos, por lo tanto, no son esfuerzos de bien. ¡Eso es!

---

Solo el que demuestra racionalmente, el que se ha enfrentado a una confusión aceptada durante siglos, el que ha señalado las causas de injusticias, el que ha desenturbiado, el que ha especificado las sinrazones, el que ha hecho ver o ha concienciado en mucho, sabe realmente cuáles son los esfuerzos titánicos que requieren la verdad; los demás nada, infinitamente NADA a verdad de nada, nada total, esos que han vivido sin duda de zánganos en cumplimiento ético y de HdP en dejadez -probándolos hechos-, con todas las puertas abiertas a la crueldad.

El que busca el camino contrario, ya sabe rastreramente todas las pillerías de lo contrario y de quedar además como buenista, para + inri.

Todo debe ceder menos la verdad; o todos los intereses menos ella, que no está para usos privados, mediáticos o en venta.


Los demás ¡pura nada! (en cuanto a esfuerzo por la razón-ética-bien), sí, a infinita verdad sin sobornos de los poderes a los cuales ellos en objetividad están arrodillados.
¡Pura nada!, ¡pura NADA aquí y en Lima o en cualquier universo!

20 de enero de 2016



Ya, por solo reconocer y beneficiar a la irracionalidad-injusticia de lo establecido eres un corrupto, sí, así es. tú por no reconocer racionalmente una realidad o una verdad, eres un corrupto. No es necesario algo más, eso es suficiente para que seas objetivamente un destructivo o un corrupto.

6 de diciembre de 2013

---

En cuanto a estéticas o a bellezas, el diablo las puede crear -y perfectas-; pero el sentimiento no lo puede crear nunca el diablo o la impiedad. ¡Esa es la diferencia y eso es lo que no puede el seudocreador y sus lameculismos!

Sí, el diablo te puede crear la estética que tú quieras!

Los mediocres -pillos en adquirir o imponer poder- siempre eligen a otros mediocres como jurado para que valores bien su mediocridad. En definitiva, ellos siempre ganan a imposición y a miles de daños.

4 de diciembre de 2013

---


Irracionalmente el que tiene un poder (literario, político, económico, social, mediático, militar, etc.) tiene miles de recursos para venderse como bueno -con la aprobación consciente, ingenuidad o consentimiento de la mayoría-y así disfrutar en robo de los incontables recursos-beneficios que el poder les da a premios seguros y comodidades; pero el que demuestra razón y esfuerzos verdaderos no tiene apenas recursos -y gastándose los mínimos-, ayudas ni nada para seguir defendiendo la verdad. ¡Cuánto sufre éste!

¡Vaya barbarismo o terrorismo!

2 de diciembre de 2013

José Repiso dijo...

ESTRATEGIAS DE LA CRUELDAD PRACTICADA A TRAVÉS DE LA MÁSCARA DEL BUENISMO:

- Decir todos que van a ayudar a la racionalidad; pero, al final, nadie la ayuda (y siempre sí a la mediatización falsa con influencias humillantes de poder y recursos públicos).
- Decir todos que van a ayudar a la justicia social; pero, al final, el marketing, los lobbys, los bancos y los dictados religiosos son los ÚNICOS QUE GANAN -en objetiva práctica- quedándose sola la justicia social.
- Decir todos que luchan por la libertad; pero, al final, se dejan esclavizar totalmente por demagogos -en adicción estúpida al mediático demagogo-, por encadenantes costumbres y por alineaciones -en borreguismo- opresoras de libertad o incontestables.
- Decir todos que quieren erradicar la pobreza; pero, al final, la desigualdad realmente va aumentando -y el resultado es el que vale-. Porque cada instante de sus vidas ayudan a lo mismo -en ceguedad- o a las mismas reglas del circo del poder y de sus mecanismos injustos; además, sí -con miserable ética-, desprotegiendo o maltratando al que construye racionalizando en sensatez todo y no consintiendo eso.

29 de mayo de 2014