--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 20 de junio de 2016

Solo el que demuestra racionalmente, el que se ha enfrentado a una confusión aceptada durante siglos, el que ha señalado las causas de injusticias, el que ha desenturbiado, el que ha especificado las sinrazones, el que ha hecho ver o ha concienciado en mucho, sabe realmente cuáles son los esfuerzos titánicos que requieren la verdad; los demás nada, infinitamente NADA a verdad de nada, nada total, esos que han vivido sin duda de zánganos en cumplimiento ético y de HdP en dejadez -probándolos hechos-, con todas las puertas abiertas a la crueldad.
El que busca el camino contrario, ya sabe rastreramente todas las pillerías de lo contrario y de quedar además como buenista, para + inri.
Todo debe ceder menos la verdad; o todos los intereses menos ella, que no está para usos privados, mediáticos o en venta.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Los demás ¡pura nada! (en cuanto a esfuerzo por la razón-ética-bien), sí, a infinita verdad sin sobornos de los poderes a los cuales ellos en objetividad están arrodillados.
¡Pura nada!, ¡pura NADA aquí y en Lima o en cualquier universo!

20 de enero de 2016


Ya, por solo reconocer y beneficiar a la irracionalidad-injusticia de lo establecido eres un corrupto, sí, así es. tú por no reconocer racionalmente una realidad o una verdad, eres un corrupto. No es necesario algo más, eso es suficiente para que seas objetivamente un destructivo o un corrupto.

6 de diciembre de 2013

---

En cuanto a estéticas o a bellezas, el diablo las puede crear -y perfectas-; pero el sentimiento no lo puede crear nunca el diablo o la impiedad. ¡Esa es la diferencia y eso es lo que no puede el seudocreador y sus lameculismos!

Sí, el diablo te puede crear la estética que tú quieras!

Los mediocres -pillos en adquirir o imponer poder- siempre eligen a otros mediocres como jurado para que valores bien su mediocridad. En definitiva, ellos siempre ganan a imposición y a miles de daños.

4 de diciembre de 2013

---


Irracionalmente el que tiene un poder (literario, político, económico, social, mediático, militar, etc.) tiene miles de recursos para venderse como bueno -con la aprobación consciente, ingenuidad o consentimiento de la mayoría-y así disfrutar en robo de los incontables recursos-beneficios que el poder les da a premios seguros y comodidades; pero el que demuestra razón y esfuerzos verdaderos no tiene apenas recursos -y gastándose los mínimos-, ayudas ni nada para seguir defendiendo la verdad. ¡Cuánto sufre éste!

¡Vaya barbarismo o terrorismo!

2 de diciembre de 2013

José Repiso dijo...

Solo el que demuestra valiente y racionalmente (sin respaldos de ningún poder: poder mediático, político, religioso, corporativo, institucional, económico, etc.), el que se ha enfrentado a una confusión aceptada durante siglos, el que ha señalado las causas de injusticias, el que ha desenturbiado, el que ha especificado las sinrazones, el que ha hecho ver o ha concienciado en mucho, sabe realmente cuáles son los esfuerzos titánicos que requieren la verdad; los demás objetivamente nada en cuanto a esfuerzo racional-ético (en rotunda probación inengañable), los demás solo actúan BENEFICIANDO a tal o cual injusticia establecida.

El que busca el camino contrario, ya sabe rastreramente todas las pillerías de lo contrario y de quedar además como buenista, para + inri.

20 de enero de 2016