--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

domingo, 21 de agosto de 2011

El sucesivo aumento de la población mundial y el agotamiento de los recursos naturales condenan al mundo a la ESCASEZ. Sí, eso es, a partir de ahora todos los problemas sociales y de supervivencia estarán ligados a ella. Por lo que las mejores medidas serán de economía sostenible, de una máxima producción a un menor gasto energético, y ésta ya bien distribuida y no derrochada.

4 comentarios:

José Repiso dijo...

LA ÚNICA POSIBILIDAD DE LA IMPOSICIÓN

La imposición solo es posible cuando existen unos recursos de poder para imponer; si no, no. Y también cuando hay una total cerrazón a la razón -es decir, intolerancia- para imponer ideas de conveniencia o de marginación lejos de la demostración o de las reglas de la racionalidad, esto es, guiadas por un "porque sí".

Con eso, solo con intolerancia y con recursos de poder se puede imponer algo; precisamente mis máximas carencias, por lo que soy la persona que menos imposición doy, con total demostración.

No hay nada que imponga, ni explícita ni implícitamente; ni de pensamiento ni de hechos. Pero una gran mayoría sí imponen de muchas maneras sutiles, y son los que dicen que no, pues el que impone carece de la capacidad de "reconocer algo".

Se impone lo cerrado y lo que no admite corrección, ni exigencia ni autocrítica; se impone solo lo que no abre una puerta siquiera a la posibilidad de estar equivocado.

Por eso es imposición, porque se dice o se hace (no hay propuesta ni tolerancia a una contraargumentación) sin otra alternativa que ser imposición. Solo puede ser imposición, ahí no sirve ya que demuestres nada, no, está predeterminada -como paranoia- a que no existe siquiera un error.

José Repiso dijo...

Las únicas revoluciones que no han fracasado han sido las "revoluciones de conciencia"; en otras, se pierde el tiempo y también el dolor que hayan supuesto.
Las revoluciones, ahora, no se saben hacer (si hay motivación, falta base; y, si hay base, hay cortinas de humo de tantos retorcidos intereses y, en una saturación, confusiones que desatienden tal motivación).

José Repiso dijo...

Internet es un reflejo de la sociedad, si un grupo de una buena causa consigue aunar a cinco mil seguidores, otro por fanatismo religioso o por espectáculos a dos millones; sí, cualquiera de nosotros podemos caer en un exceso de ingenuidad. Lo que mueve no es que vosotros sepáis mucho o seáis buenos o éticos, no, sino que tengáis estrategias de astucia o de manipulación, que éstas sí que mueven y... mucho.
Aunque uno de vosotros fuera genio -dado el caso-, sería de inmediato aplastado por los intereses más fuertes y predominantes, que son los económicos, los fanáticos de la religión y los de cuestiones de Estado en su juego sucio.

José Repiso dijo...

En la sociedad, se construye y se destruye; en la vida, se construye y se destruye; y porque sigan los valores éticos, se construye y se destruye.
Pues la prueba infalible de que se construye es que se APORTA racionalidad y soluciones, ejemplaridad y desobediencia -denuncia- a las injusticias.

Sí, Jesucristo, Gandhi, etc. lo hacían, pero ¿con amabilidad los ayudariáis? No casi seguro, ya que es muy incómodo salirse del "silencio cómplice de los corderos" y el bien sin influencias -sin poder- a lo miserable no se reconoce.

Existe un "odio subconsciente" de no ayudar a lo que no es poder (gusta arrimarse a los grandes aunque sean corruptos, a los imponentes con violencia de injusticia -la peor-, a los influyentes, a los demagogos porque son reflejo de los que los escuchan, a los guaperas, a los de buena raza, etc.)


... ¿Quién se arrimaba antes a los muchachos con Sida, podridos de recibir rechazo y desafecto?, ¿QUIÉN?, que se atreva a decirlo alguno.