--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 28 de junio de 2010


1 comentario:

José Repiso dijo...

Tus actos y tus manifestaciones siempre ayudan o no ayudan a las injusticias.
El que quiera la comodidad pasiva (que las consiente o las facilita) y las justificaciones fáciles de censurarlas o frivolizarlas (priorizando otras cosas que son éticamente siempre menos importantes -y, de hecho, ése sólo apoya sin apenas vergüenza al que eso hace-), tiene su propia e irresponsable voluntad para hacerlo, así es, para tal inhumanidad o perversión.
Pero, por el contrario, ¡ah no!, ¡a mí que no me llenen con esa mierda! -algo que yo bien decido, que a eso viene uno a la vida: a decidir-, y que la coman o la disfruten "ellos" -con sus constantes apoyos a eso precisamente y a esos- mejor.
Y que sigan apaleando -que es sólo lo suyo- al que se esfuerza y al que únicamente aporta razón y valores.