--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 30 de junio de 2018

Tú no puedes dar tu razón por hecha (tenga el aval que tenga)  porque eso significa que ya no requiere hacer nada en tal   suficiencia desequilibradaegocéntrica, y ni siquiera esfuerzo de demostración, ¡nada!
Así que tú (o cualquiera), contra eso, te verás obligado a rebatir "todo lo que se ponga encima o desafíe a tu razón", sea de quien sea (que esto será lo único que no te permitirá crear una facilidad, discriminación o tendenciosidad sobreprotegida tuya); claro, este camino nunca lo puede ESQUIVAR "tu razón" ya por ganarse ser razón realmente o no engañadora, es decir, por un "demostrarlo ser razón" práctico.
Y la razón,  para que lo sea,  no puede ser servil a otra cosa que no sea  la misma razón.

1 comentario:

José Repiso dijo...

El que no es capaz de soportar la verdad
(de quien sea que se la demuestra o se la deja irrebatible),
escondiendo la cabeza bajo la cobardía de la huida y de la sinrazón,
pues ése nunca será realmente capaz
de hacer al menos un bien (de verdad),

sí, esconde "su razón" de la realidad,

esconde "su razón" (que la da por hecha)
en su egolatría amurallada