--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 22 de agosto de 2013

El poder siempre MANIPULA -desinforma o maquilla interesadamente la realidad-  y CENSURA -debilita la valoración y extensión de la verdad-; pero el poder nunca sólo lo hace, sino quienes ayudan al poder, esos, que son miles o millones, los cuales consideran -por estupidez obsesiva o por enfermedad mental- que hay que ayudar por obligado o automáticamente al poder  -pisoteando la prioridad de los valores éticos-.
Todos transmiten un rollo inmediatamente calcado al del poder -como HdP y lameculos profesionales- y las prioridades -objetivamente- las postergan al inevitable -con esa dirección- exterminio.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

No sólo los que hacen el mal determinan el mal, sino los que ayudan al mal -decididamente estos últimos, pues los primeros simplemente proponen o inician un mal que sin ayudas es inviable-.

José Repiso dijo...

Sin ayudas NO EXISTE EL MAL -a un largo plazo-.

Anónimo dijo...

DE ACUERDO JOSÉ REPISO, SIN AYUDA LOS MALOS NO TIENEN DURACIÓN.