--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 18 de febrero de 2012

El RIGOR ÉTICO es CONCIENCIA, DEBER Y CUMPLIMIENTO.
Conciencia: Un respeto a la realidad, base de todo conocimiento -no dar las espaldas a lo que ocurre en atención tolerante y, además, comprenderlo con un procedimiento racional o sensato-. 
Deber: Contribuir a que lo social -de todos- mejore; de ahí los ineludibles "deberes" -cívicos y materiales- de cualquier ciudadano. 
Cumplimiento: No defraudar la confianza ganada por los ciudadanos, es decir, realizar la consecución de lo que se les ha prometido o de lo que ya "se les ha dado la palabra" que se cumplirá.
Pues bien, lo contrario de todo esto es la FRIVOLIDAD: la bajeza moral, la reiterada justificación de la autoconveniencia, la superficialidad, el cinismo y el dejar la conciencia, los deberes y el cumplimiento de lado
En los medios de comunicación y en cualquier poder hay verdaderos maestros de la frivolidad -a doble cara o a doble moral o a doble decir- que IMPONEN -puesto que no toleran e impiden lo contrario- esa manera objetiva de destrucción social, de daño o de causar injusticias.

7 comentarios:

José Repiso dijo...

Las balas o las armas son las que menos matan en la sociedad, eso es algo plenamente objetivo.
Para odiar se odia de muchas formas, para amar se ama de muchas formas... y siempre objetivamente existen "esas muchas formas" en todo ámbito humano, incluido para matar.

Marlene Denis dijo...

Estoy de acuerdo contigo, amigo.
La muerte moral es peor que la muerte física.

José Repiso dijo...

Ten en cuenta que en esta vida se le puede dar las espaldas a la CONCIENCIA, al DEBER ÉTICO y al CUMPLIMIENTO o al compromiso, lo que significa un escenario de falsedad por muy bonito que lo pongan los interesados -pues en toda dictadura o barbarie el escenario fue precioso, es decir, la SUPERFICIALIDAD fue pintada hasta lo más hermoso-.

Sí, se le puede dar las espaldas a la responsabilidad, a la sensatez, a la honradez, al amor ético, a la justicia, etc.; y eso solo significa en neto que se IMPIDEN, claro, que se impiden los valores éticos por esos MEDIOS, con tales preciosidades o justificaciones de superficialidad.

Y, asimismo, se impide al que demuestra todo esto que estoy diciendo (porque la sobreprotegida e imperante superficialidad lo impide), y se impide reconocimiento a quien -demostrándolo- se esfuerza en luchar contra tanto eludir valores o se impide, al menos, el dignificarlo mínimamente.
Esa es la crueldad: No vivir éticamente o humanamente, ni dejar vivir.

José Repiso dijo...

La insensibilidad es la misma frivolidad que domina psicológicamente; pues, quien siente por condición o por naturaleza propia, no puede evitar sentir y conmoverse -con empatía- e intentar comprender sus responsabilidades.
Por el contrario, el que frivoliza es nada más porque tal sensibilidad no se pone en marcha -ya que la carece- ni su capacidad en valores éticos para que, en seguida, se practiquen, se realicen.

- - -

Lo más necio y cruel de muchos españoles es no favorecer que algo se proteja, sino el evitarlo, el desprotegerlo, y eso conlleva -por causa y efecto- su paulatina eliminación o exterminio-desarrollándose más lo cruel-.

---
Cuando NO SE RECONOCE a quien demuestra es porque el que no demuestra, el que sutilmente engaña y el que frivoliza tienen todo a su favor; y es un contexto ya antiético, en donde sufre el que es sensible y en donde las injusticias, por tolerarlas a largo plazo o dejarlas pasar, se hacen "imperceptibles" y se fortalecen.

José Repiso dijo...

Por ejemplo he comprobadoo que TVE hace un reportaje de alguna conflictividad en Iberoamérica y, con total frivolidad, habla de mil cosas a la vez y de ninguna en concreto.

Eso es, si no conocen lo que pasa ni siquiera en el fondo en Madrid, a diez metros de sus puertas, ¿cómo pretenden abarcar en un programa la conflictividad -para informarla verazmente- de las cárceles en toda Iberoamérica?

Sí, van con complejo de superioridad a buenismo dado por hecho -solo porque derrochan recursos- en cuanto a dar lecciones -sin autocrítica alguna- a donde van.

Vinelli dijo...

lo que se alimenta se fortalece
pero cuando todos alimentan la frivolidad y la indignidad, pues la indignidad se fortalece para que oprima siempre a todos en esclavitud continua


es verdad que -como dijiste- únicamente los que hacen algo bueno sufren siempre todo lo cruel del que son recibidores y conscientes


gracias

José Repiso dijo...

Muchos hechos nunca se pueden justificar; pero, las palabras -para que una persona se defienda de muchos hechos injustificables- son justas siempre, todas y en ese contexto.

Algunos crueles se creen que a una persona se le puede justificar todo y ella debe callar hasta la muerte -a voz exterminada también, ¡todo!-; pero eso nadie lo ha hecho ni nadie debe hacerlo jamás.

La voz es justa absolutamente ¡siempre! en un contexto de autodefensa de muchos hechos injustificables recibidos.

Se creen algunos que el ser humano debe quedar anulado también de su voz, de su gritar lo que sienta de verdad cuando le exterminan todo lo demás.
Como pensar que a un ser humano que le matan a sus hijos, lo humillan siempre y además lo encarcelan, debe no decir nada o decir lo que a ellos les gusta, o sea, también exterminarle su voz.
¡No!, nunca, un ser humano debe gritar de lo que siente, todo, absolutamente todo en autodefensa de los hechos injustificables que recibe, es su esencial derecho de VIDA -por defenderla-, su respeto esencial a él mismo, y su valentía ética por defender los valores éticos contra la impunidad y contra la injusticia. Esa es la primera licitez ética que existe.