--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 27 de mayo de 2010

"tenemos el peligro de reducirnos a una hipocresía colectiva"

3 comentarios:

José dijo...

El hambre en el mundo está afrontado con el "limosneo" (que determinará siempre más hambre); pero a los medios de comunicación eso interesa y se protege pues, en cada "limosneo", se publicitan muchas de sus "ventajas".

José dijo...

Por todo lo que aquí he dicho, NUNCA he recibido un beneficio ni material ni de apoyo social, ¡NUNCA!, y sí sólo daños (y tengo el mismo prestigio, "lo mismo" desde que nací), presiones y problemas; por lo tanto, sólo me mueve el no consentir las sinrazones y las injusticias, el no ser también yo cómplice -al menos- de ellas. Me mueve mi condición.

José Repiso dijo...

Para llamar la atención (lo más puro éticamente y lo más legítimo) sobre las injusticias, siempre has de decirlas a pesar de la manipulación de los medios de comunicación, que impiden y roban recursos humanos y públicos a juego sucio a quienes les rebaten o, simplemente, denuncian que mienten.
Por otra parte, para llamar la atención sobre uno mismo, has de ESTAR primero llamando la atención sobre uno mismo (por ejemplo: para llamar la atención en un ayuntamiento, has de estar primero en ese ayuntamiento); pues nunca estoy ni publico ni ando en ningún estercolero, en ningún lavadero de putas, en ningún manicomio de puercos y de frívolos, en ningún santuario de falsantes y, ya no estando, de ninguna manera estoy para llamar la atención a un inútil a comisión.